La campiña ginebrina

Ofrece espléndidos paisajes, que se descubren por los caminos de los viñedos, con la posibilidad de hacer una visita a una bodega para disfrutar de una degustación de vino.