Carouge

En tranvía, se puede llegar fácilmente a Carouge, pequeño aledaño ginebrino con casas bajas, calles animadas y plazas sombreadas que invitan a callejear. Las numerosas tiendas de modas, anticuarios, restaurantes y bares garantizan una atmósfera cálida y simpática. El mercado de Carouge, el cuál no ha de perderse debido a su ambiente mediterráneo, es el lugar de encuentro ineludible de sus habitantes.