El Monte Salève

Accesible por el teleférico o por carretera, el Salève encumbra la ciudad y ofrece una magnífica vista del lago y los Alpes Saboyardos. Es el punto de partida de numerosas excursiones pedestres y también de vuelos acompañados en parapente, para los amantes de las sensaciones fuertes.